Sentí la necesidad de publicar esta información en algún lugar, ya que espero que sea de ayuda para cualquiera que sufra de tiña inguinal. Este es, más o menos, el aspecto que tiene la tiña inguinal, aunque puede variar un poco:

Si tu ingle tiene un aspecto similar a cualquiera de las dos fotos, es muy probable que hayas desarrollado tiña inguinal, que no es más que un hongo que debes tratar.

En mi caso he luchado contra la tiña inguinal de vez en cuando desde mi adolescencia. Típicamente, los meses de verano son los peores, ya que el clima cálido y húmedo me hace sudar y por lo tanto proporciona un ambiente perfecto para que los hongos crezcan. Normalmente me sucede entre las ingles y el escroto. Cuando aún me sucedía no tenía signos visibles en el escroto, ni el perineo ni cerca del ano, pero sí tenía ganas de rascarme.

Aquellos que lo hayan tenido sabe lo molesto que puede llegar a ser. A menudo me sentía incómodo, especialmente por la noche cuando trataba de dormir. Parecía que incluso después de una ducha, no tardaría mucho en empezar a sudar y que la comezón, la incomodidad y la molestia general de la entrepierna volvieran a aparecer. Incluso parecía que cuando tenía algo de tiña inguinal, esa área era más propensa a sudar que cuando no la tenía. Era casi como si la piel inflamada luchara por mantenerse desagradable.

A través de los años, he probado muchos tratamientos con pocos resultados. A mí particularmente las cremas fungicidas de la farmancia me han dado un resultado bastante pobre, y supongo que si estás leyendo esto es porque tú también las has probado. Sólo dejaron mi entrepierna sintiéndose viscosa y apestosa, y después del tratamiento volvía a tener el mismo problema. Los polvos de talco y similares aliviaban pero no solucionaban el tema.

Qué funcionó

Me pasé tranquilamente dos meses investigando sobre cómo curar la tiña inguinal. Desde foros, pasando por blogs, y hasta artículos en Google Scholar. Después de muchos experimentos, esto es lo que me ha funcionado:

  1. Alcohol sanitario al 70% todas las mañanas como mínimo, en toda el área afectada y circundante. Al principio va a quemar como el demonio, te aviso, parece que estás en el maldito infierno, pero si no te rascas al tercer o cuarto día ya no sentirás nada. Es muy largo de explicar, pero confía en mí en que el alcohol al 70% es mejor que el de 96% para este propósito. Si tienes curiosidad hay mucha gente explicándolo en Internet

  2. Lavar la zona con champú anticaspa. El motivo es que este tipo de champú suele tener fungicida. En una ducha normal es difícil que haga ningún efecto porque lo retiramos pronto, pero yo lo dejo un rato actuar. El principio activo más común es Zync Pyrithione que en principio no estaba pensado para este tipo de infecciones, pero hay indicios de cierta efectividad. Tampoco es el principio más efectivo, pero es el que vas a encontrar de forma más abundante y barata, ya que lo hay en cualquier supermercado, asi que no te arruinarás por usarlo todos los días.

  3. Secar bien la zona. SECAR BIEN LA ZONA. Esto es fundamental. Usa un secador si hace falta.

  4. Usa polvos de talco para mantener la zona seca. La diferencia no es abismal, pero sí notable.

  5. Al principio es posible que te vuelva a picar de vez en cuando. Cuando esto pase, vuelve a echarte alcohol al 70%.

Yo la verdad es que noté mejoría desde el primer momento. En una semana ya no tenía enrojecimiento y los picores ya eran muy raros. Con el tiempo los periodos de "paz" se van alargando. Tampoco he notado que la piel se resienta (no por el alcohol, quiero decir), se mantiene flexible y el aspecto mejora. Hoy día mantengo la rutina del alcohol y el champú anticaspa, pero sin fanatismos, algo cómodo de hacer y que aplico "por si acaso".

Ten en cuenta que es posible reinfectarse con calzoncillos ý toallas que aún pueden contener hongos. Lávalos con frecuencia y no hagas más de un uso.

Qué no funcionó

Más que no funcionar, debo decir que no fueron suficientes.

  1. Lavarse y cambiar de ropa interior todos los días (esto sólo previene la reinfección).

  2. Usar polvos de talco (sólo te ayuda a mantener seca la zona).

  3. Polvos fungicidas. A mí por lo menos no me sirvieron de nada. No noté ningún efecto diferente con respecto a los polvos de talco normales.

  4. Cambiar el tipo de ropa interior. No hice un estudio exhaustivo, pero no logré notar ninguna diferencia usando diferentes tipos, como boxers más abiertos y tal.

  5. Cambiar el tipo de detergente. He usado varios y no he notado nada.

El factor diferencial claramente ha sido el alcohol y posiblemente el champú anticaspa. Los puntos mencionados en este apartado quizá ayuden pero una rutina compuesta de todos ellos no es suficiente.

Qué hacer una vez creas que estás curado

Simplemente sigue con la rutina del alcohol y el champú anticaspa. Quizá no necesites usarlos diariamente. Lo que sí puedes empezar a aplicar cremas restauradoras como Aquaphor de Eucerin o la de pieles atópicas del Instituto Español (considerablemente más barata, y da buen resultado). Así recuperarás antes la piel del maltrato de los hongos.

Si crees que ya no tienes nada y sólo te quedan las ronchas del maltrato de la piel, ya puedes usar la toalla más de una vez.

Espero que te sirva, y que te olvides de la tiña inguinal! :)

Estás en Amagazine > Otros